Publicado en Cycle

"Como un gorro de natación, pero para las zapatillas"

De todos los cubrezapatillas que he probado hasta la fecha, estos son los que mejor se ajustan.

Además son los cubrezapatillas más elásticos que he llevado: estos dos atributos van de la mano, supongo.

Son los más elásticos porque están elaborados con elástico, o al menos goma: los cubrezapatillas de VeloToze son en efecto un gorro de natación de látex, pero con la salvedad de que en vez de ponértelos en la cabeza van encima de las zapatillas de ciclismo.

 

Cuando apareció este producto por primera vez, yo tenía mis dudas. Probablemente fuese porque nunca me ha gustado mucho nadar, y mucho menos la idea de meterme un gorro de látex en la cabeza. "Seguro que te suda la cabeza, es incómodo y se rasga fácilmente", pensaba yo. Pero me he dado cuenta de que no lleva razón. Es cierto que los cubrezapatillas de VeloToze son unos calcetines de látex para las zapatillas de ciclismo, pero rinden de maravilla.

 

 

Protección y rendimiento

Los gorros de natación de látex cumplen dos funciones básicas: proteger la cabeza frente a la lluvia y el sol y optimizar la aerodinámica en el agua; y las cumplen de un modo admirable, en un diseño compacto, económico y muy sencillo. Tanto si eres un triatleta profesional que participa en IRONMAN como miembro del Institute Swim Club femenino, el gorro de natación de látex es igual de popular a escala universal.

Si te paras a pensar, la necesidad de un cubrezapatillas en el caso del ciclismo es muy similar. En realidad buscas algo que te proteja los pies y las zapatillas de la lluvia, el viento y la tizne de la carretera, y que al mismo tiempo suavice el perfil de los pies, que van girando constantemente, para proporcionar una silueta más aerodinámica. Además, los cubrezapatillas reciben mucho tute; así que algo que sea económico, fácil de usar y no lleve mucha parafernalia es una gran ventaja. Si te fijas bien, los chicos de VeloToze en California se han currado mucho el diseño.

Tras varias semanas de prueba, estos cubrezapatillas me han demostrado lo mucho que merecen la pena. Son fáciles de poner y quitar, cómodos de llevar, ligeros, protectores y sorprendentemente duraderos.

Me los he puesto con menos de 10 grados, y me han protegido los pies del frío y la lluvia. También he vuelto con ellas del trabajo de noche, y esos colores tan llamativos en los que están disponibles advertirán sin duda de tu presencia en la carretera. Me los he puesto muchísimo y aún me queda hasta desgastarlos.

 

 

Protección versátil

Se trata de un diseño sencillo que funciona de verdad. Son resistentes al agua y al viento y aerodinámicos, y al mismo tiempo son lo suficientemente compactos y ligeros como para llevarlos en el bolsillo del maillot.

Son sumamente sencillos, sin extras de ningún tipo como velcro, detalles reflectantes o cremalleras. No obstante, gracias a esto son económicos, disponibles por menos de 20 € el par.

Han demostrado ser una opción excelente para proteger las zapatillas en temperaturas moderadas. Aunque puede que te suden un poquito los pies al entrar en calor, se mantendrán en calor, cómodos y protegidos incluso durante los recorridos más largos.  

Además duran muchísimo también. Habré salido con los míos unas 25 veces ya y no hay muestra ninguna de desgarro. Al igual que los gorros de natación, está claro que no están diseñados para durar toda una vida, pero valen y abultan bastante menos que un par de botines de neopreno más fuertes.

 

 

Conclusión

En definitiva tengo que decir que los cubrezapatillas VeloToze me han sorprendido para bien, y han demostrado ser un producto muy versátil.

De acuerdo, si se te hielan los pies cuando sales con la bici o si buscas algo más de protección para pleno invierno, puede que no sean la opción más idónea para ti. Sin embargo, si buscas un par de cubrezapatillas que te protejan los pies y las zapatillas del viento, la lluvia y la tizne de la carretera en primavera y principios de otoño sin gastarte un dineral y sin sentirte ridículo, estos reúnen todos los requisitos.

Son sencillos y hacen su papel, proporcionando protección y rendimiento.

Échales un vistazo a los Cubrezapatillas VeloToze (caña alta) aquí.

 

 

Cómo ponerte los cubrezapatillas VeloToze

Debido a su diseño flexible, existe una forma específica de ponerse los VeloToze:

1. Ponte los calcetines primero (dejamos las zapatillas al margen de momento).

2. Ponte los cubrezapatillas, como si fueran otro calcetín más.

3. Pasa el pie a través del orificio grande para las calas. Ahora sí, ponte las zapatillas.

4. Empieza a meterte el cubrezapatillas por la talonera de la zapatilla PRIMERO, terminando en la puntera. Las primeras veces que te los pongas tendrás que llevar cuidado, porque pueden desgarrarse si se enganchan en la cala o se estirajan. Si vas a bajarte de la bici y a andar, simplemente desengánchate el cubrezapatillas por la puntera de la zapatilla y enróllalo hacia arriba, para evitar que se rayen o se desgarren por la parte de la puntera.

5. Ajústatelo bien alrededor del tobillo, las calas y el tacón, asegurándote de que no tapen ni las calas ni el tacón. Asegúrate de que la caña del cubrezapatillas quede bien ajustada a la piel, y no por encima de los calcetines, para que no te entre agua.

6. ¡Y listo para partir!

Acerca del autor

Tim Wiggins
Published on: 20 Jun 2016

Tim Wiggins is an avid cyclist, who is involved in all aspects of the sport. Whether it is mountain biking, road racing or riding non-stop for 480km; it is all about life on two wheels.