Publicado en Cycle
Rear derailleur

¿Qué son?

Un cambio trasero (también conocido como ‘desviador trasero’) es el mecanismo que mueve la cadena de un piñón a otro por el cassette de la rueda trasera de la bicicleta. Las manetas y mandos de cambio del manillar tiran de los cables (o utilizan cables electrónicos) para mover el desviador por todo el rango de marchas, lo que a su vez mueve la cadena hacia el piñón correspondiente del cassette.


¿En qué bicicletas se incluyen?

La mayor parte de bicicletas con marchas múltiples disponen de un cambio trasero, con la excepción de los bujes de cambio interno, como el Nexus o el Alfine de Shimano o el famoso Rohloff Speedhub, que utilizan una caja de cambios integrada dentro del cuerpo del buje, de modo similar a la utilizada en un coche.

Entre las bicicletas que sí incluyen un cambio trasero, la mayoría disponen también de un desviador delantero para cambiar entre los juegos de platos de configuración doble (dos platos) o triple (tres platos). El 99% de las bicicletas de carretera incluyen un desviador delantero y un cambio trasero, aunque las bicicletas de montaña están reduciendo cada vez más el número de marchas para poder ganar mayor seguridad en lo referente al desprendimiento de la cadena en la parte delantera, en donde es más propensa a descolgarse de los platos al pasar por terrenos irregulares y con baches.


¿Qué debería tener en cuenta a la hora de comprar un cambio trasero?

Longitud del balancín

Los cambios traseros están disponibles con balancines (también conocido como patilla) de dos longitudes diferentes: un balancín más largo significa que el cambio trasero podrá acomodar una relación de marchas más amplia, ya sea un rango mayor de piñones en el cassette trasero o una diferencia mayor entre el tamaño de los platos del juego delantero. Esto es así porque un balancín más largo permite que el desviador del cambio trasero compense la flojedad de la cadena cuando se utilizan piñones más pequeños en el grupo de transmisión.

Puesto que las bicicletas de montaña suelen utilizar cassettes con un rango mayor, tienden a incluir cambios de balancín más largo. Del mismo modo, las bicicletas de carretera con juego de tres platos suelen presentar balancines más largos para acomodar la gran diferencia entre el plato más pequeño y el más grande.

La regla general es la siguiente:

- Las bicicletas de MTB y las transmisiones de carretera con juego de tres platos utilizan cambios traseros con balancín medio o largo.

- Las bicicletas de carretera con juego de dos platos utilizan cambios traseros de balancín corto.

- Algunas marcas de carretera ofrecen un balancín de longitud intermedia, utilizado para cassettes de carretera de rangos más amplios (cassettes de 12-29 dientes, por ejemplo).

En caso de duda, consulta la compatibilidad de los dientes en la descripción del producto: asegúrate de que la compatibilidad sea al menos igual de grande que la relación de dientes en tu cassette. Por ejemplo, si la compatibilidad de los dientes es de 30D, podrías utilizar este cambio trasero sin problemas con un cassette con rango de 11-28 dientes.

Existen ventajas y desventajas tanto para los cambios traseros de balancín medio como largo de las bicicletas de MTB: un balancín más largo puede acomodar un rango de marchas más amplio y ofrecerte una mejor alineación de la cadena. Los cambios con balancín medio son menos propensos a chocar con las piedras de los senderos. Si eres capaz de utilizar un cambio trasero con balancín medio sin que necesite retorcerse en los extremos del cassette (es decir, si está dentro de la capacidad de los dientes), esta sería una opción más recomendable.

Cambios de embrague

Los cambios de ‘embrague’ son cada vez más comunes entre los cambios traseros de las bicicletas de MTB. Esta función de ‘embrague’ garantiza que la tensión del resorte y el movimiento del balancín del cambio se lleve a cabo con cierto nivel de resistencia, de manera similar a lo que ocurre con el cinturón de seguridad de un coche. Al pasar por terrenos irregulares, el peso de la cadena provoca que el desviador rebote, lo que puede causar que la cadena produzca ruidos y que llegue a salirse de los platos. Los cambios traseros de ‘embrague’ ayudan a mantener la cadena más tensa, de modo que se incrementa la seguridad para que la cadena no se salga.

Las marcas Shimano y SRAM utilizan nomenclaturas diferentes para los cambios de ‘embrague’. Shimano ‘Shadow Plus’ hace referencia a una función de ‘embrague’ que se puede activar o desactivar mediante una pequeña palanca. La sensación de cambio de marchas con este modelo podrá parecer ligeramente más rígida cuando la función de embrague esté activada.  SRAM ‘Type 2’ hace referencia a una función de ‘embrague’ activa en todo momento, sin posibilidad de desactivación, ya que SRAM no considera necesaria esta característica.

Compatibilidad: velocidades

A rasgos generales, existen dos sencillas reglas en referencia a la compatibilidad de los cambios traseros:

 

  1. Lo apropiado es utilizar un cambio trasero que sea compatible con el número de marchas de tu cassette (por lo general 9, 10 u 11 velocidades). Dicha compatibilidad vendrá determinada claramente en la descripción del producto en cuestión.
  2. Utiliza siempre productos Shimano con otros Shimano, SRAM con SRAM y Campagnolo con Campagnolo. A pesar de que determinados componentes de la transmisión puedan ser intercompatibles, normalmente no lo serán cuando se combinen con los desviadores y las manetas de cambio. Si dispones de unas manetas Shimano, necesitarás un cambio trasero Shimano, y lo mismo se aplica para el resto de marcas.

Acerca del autor

Imagen de andres
Andrés Wiggle
Published on: 11 Mayo 2015