Publicado en Cycle
Imagen de la bicicleta Felt AR5

Ya es hora de estrenar bici nueva

Mientras buscaba bicicleta nueva, dudaba entre una de contrarreloj, como la Felt B12 o la Quintana Roo Kilo Race 105, o una de carretera aerodinámica, como la serie Felt AR.

Al final, tuve en cuenta el uso que le daría a la bicicleta: entrenamientos para el Ironman de Zúrich (el evento principal de la temporada), una serie de carreras ciclistas variadas, incluyendo varias marchas cicloturistas como la Wiggle Dragon Ride o la Human Race Chiltern 100, además de triatlones y ciclismo de carretera. En ocasiones, los manillares de contrarreloj están prohibidos en ciertas marchas cicloturistas por motivos de seguridad, y no me parecía muy práctico tener que cambiar constantemente entre dos bicicletas (además, ¡ya no me queda más espacio para otra bici en el piso!) y prefería sumar kilómetros entrenando en una misma máquina. Y cuando te fijas en la geometría del cuadro, la Felt AR5 no está tan lejos de los cuadros de contrarreloj, ya que este cuadro es menos agresivo pero disfruta de las prestaciones clave necesarias para mejorar su capacidad aerodinámica: la forma de los tubos, el enrutado interno de los cables, la tija del sillín aerodinámica, la horquilla reducida gradualmente y un tubo del asiento con curvatura aerodinámica para que la rueda trasera pueda quedar realmente próxima al tubo, lo que en teoría mejora el flujo de aire al pasar por el cuadro y sobre la rueda trasera.

Decisiones, decisiones…

Después de leer un montón de reseñas de otros clientes, en general la gente contaba maravillas de las bicicletas Felt AR y se centraba concretamente en la velocidad máxima que se puede conseguir con ellas, así como la pura alegría que produce salir a rodar con una bicicleta de esta gama de Felt. Esto realmente me hizo la vida mucho más fácil a la hora de decidirme: con una Felt AR podría participar en marchas cicloturistas y las rutas con repechos (¡aunque no me gusten lo más mínimo!) sin tener que cambiar demasiado, a excepción de tener que quitar los acoples de triatlón del manillar. Lo único que me echaba para atrás un poco era que mi novio tenía la Felt AR3, por lo que al final tuve que decantarme por la Felt AR5 para evitar ir los dos conjuntados con la misma bici (¡demasiado empalagoso!), aunque todavía nos caen algunas bromas por el tema… Es envidia, ¿¡verdad!?

Primeras impresiones

Una de mis primeras impresiones al sacar la nueva bicicleta de la caja, he de confesar que me invadió una ola de vanidad: ¡¡pero qué belleza de máquina!! La verdad es que tiene una apariencia realmente imponente y no está pensada solamente para ser la arma definitiva para ganar velocidad, sino que además es una de esas que hará girar miradas al pasar… ¡Genial!

Mi Felt AR5 recién sacada de la caja

Mi primera salida con esta bici fue bastante emocionante, ya que mi bici anterior era una de carretera con cuadro de aluminio, horquilla de carbono y grupo Tiagra. Al subirme a esta máquina… la diferencia entre las dos bicis me pareció abismal. Cuando antes me costaba bastante esfuerzo pedalear con viento o con cualquier grado de pendiente ascendente, ahora descubrí que podía acelerar rápidamente, cortando el aire al pasar, era capaz de alcanzar velocidades mucho mayores y de volar (bueno, esto ya es una exageración…) con facilidad en las colinas y de subir como nunca. ¡La verdad es que mi nueva Felt AR5 me aportó un nuevo nivel de disfrute y alegría sobre ruedas!

Decir que la Felt AR5 es veloz sería subestimarla: con tan solo verla puedes darte cuenta que esta chica mala fue desarrollada, testada y probada una y otra vez en el túnel de viento, porque se trata de un modelo increíblemente rápido, super efectivo e impaciente por ganar más y más velocidad. Felt es una marca famosa por estar a la vanguardia de la aerodinámica, y esta bicicleta es prueba irrefutable de ello.

Elaboración en fibra de carbono ligero

La Felt AR5 es mucho más ligera de lo que estoy acostumbrada. Puesto que el cuadro, la horquilla y las punteras están elaboradas totalmente a partir de la fibra de carbono UHC Performance, el peso total de la bicicleta a penas supera los 8 kg (y por supuesto, ¡todavía sería más ligera si cambiase las ruedas!). Así que tiene sentido que no tenga que esforzarme tanto al subir las cuestas empinadas, algo que en el pasado me llevarían mucho más esfuerzo (¿he mencionado ya que no me gustan ni un pelo?), lo que significa que mis niveles de energía y de fuerza en las piernas parece durar más como resultado. Mis compañeros de ruta también han notado la diferencia: ¡ahora suelto menos tacos a medio camino durante un ascenso!

Un ascenso difícil en la Isla de Arran (Escocia)

Otra gran mejora ha sido el grupo Shimano 105 de 11 velocidades, que ofrece una experiencia de rodaje totalmente diferente al modelo Tiagra. Ahora los cambios de marcha son más suaves, precisos y fiables en todo tipo de condiciones por las que he recorrido hasta el momento (y digo "todo tipo de condiciones" gracias al maravilloso e impredecible tiempo británico…).

La solución de la tija Felt y 3T

Una de las ingeniosas características de esta bicicleta, que la convierte en una híbrida perfecta para carretera y triatlón, es la tija del sillín aerodinámica e "invertible". El sofisticado diseño de la tija y de la abrazadera 3T permite que el sillín se pueda colocar en una posición tradicional más relajada para ciclismo de carretera, o si sacas la tija y le das la vuelta de modo que la abrazadera y el sillín queden fijos más hacia delante, conseguirás tener una posición de contrarreloj más agresiva para triatlones. Esta característica ha demostrado ser muy útil ya que me he pasado a un sillín específico para triatlón en preparación para el Ironman, para ir sentada más cómoda al apoyar los brazos sobre el manillar de triatlón durante distancias largas.

Quédate con el detalle de esta tija de Felt y 3T, porque es una solución muy útil: la tija de la siguiente imagen muestra la posición relajada para ciclismo de carretera, mientras que si le das la vuelta de modo que la abrazadera quede más hacia delante, podrás conseguir una posición más agresiva en contrarreloj/triatlón.

Tija Felt y 3T en una posición más relajada ideal para ciclismo de carretera

La Felt AR5 viene equipada de serie con un sillín Prologo Zero pensado más bien para hombres y para distancias cortas/medias por carretera, en las que vas en una postura más erguida. Sin embargo, a mí no me valía y me sentía incómoda. Con tan solo cambiar el sillín y su posición me ha permitido sentarme más hacia delante, más cómoda y he regulado el ángulo de las caderas, moviéndome ahora en una postura corporal más potente, eficiente y eficaz en contrarreloj. Sin duda ¡ahora noto que puedo pedalear con más potencia!

Ubicación del freno trasero

Lo curioso es que el freno trasero de la AR5 está colocado por debajo del pedalier. Cambiar el freno trasero de su posición habitual en los tirantes de la bici supone una cierta pérdida de peso, puesto que ya no es necesario tener un puente para el freno entre los tirantes. Además, también mejora la apariencia estética ya que el freno queda oculto casi por completo, lo que Felt denomina como el "Gap Shield Rear Triangle", lo que básicamente significa que la curvatura del tubo del asiento permite que la rueda trasera quede casi tocando el tubo, un detalle que aparentemente incrementa la rigidez del pedalier. Sin embargo, el único aspecto negativo que le he encontrado es que al pedalear de pie sobre los pedales, la rueda trasera se mueve con demasiada "flexibilidad", lo que causa fricción con los frenos, ¡algo un tanto desconcertante cuando intento subir una cuesta empinada! Este pequeño "defecto" ya ha sido mencionado en algunas de las reseñas de la bici, por lo que no me preocupé tanto por ello. En realidad, el problema podría solucionarse con tan solo cambiar las ruedas (algo para lo que ya estoy ahorrando…) e intentar jugar con la posición de los frenos, a pesar de que no sea una tarea muy sencilla debido a su ubicación oculta por debajo del pedalier. ¡Creo que esto último lo dejaré en manos de un mecánico!

Freno trasero oculto por debajo del pedalier

Una máquina diseñada para la alta velocidad

A pesar de todo, la Felt AR5 es una máquina de velocidad pura y dura de la que me estoy enamorando a medida que la conozco… Es la bici perfecta para acompañarme durante mi particular aventura hacia mi primer Ironman: es ideal para esfuerzos largos individuales, es decir, para carreras en las que esté prohibido el drafting (ir a rebufo, vamos), como por ejemplo en todos los eventos Ironman; esta bici realmente va de maravilla por sí sola y se puede notar claramente la ventaja aerodinámica con respecto a los cuadros de carretera estándar. Súmale a esto unos acoples de manillar para triatlón delante ¡y estárás listo/a para volar! Además de las bienvenidas ventajas aerodinámicas, otra de las prestaciones clave por las que la AR5 es una campeona nata en triatlón reside en su tija del sillín volteable y con capacidad para absorber los impactos de la carretera, que te permitirá alterar tu postura sobre la bici en función del tipo de competición con la que te enfrentes: una marcha cicloturista con repechos o una sección en bici superllana en un triatlón. Finalmente… ¿a que tiene un look super elegante? Mucha gente me ha comentado mientras voy de ruta lo preciosa que es, y la verdad es que tengo que afirmar que… ¡estoy totalmente de acuerdo!

Conclusión

La Felt AR5 es un modelo que, teniendo en cuenta su precio y su peso, ofrece un rendimiento increíble gracias a sus prestaciones y capacidad de rodaje. Si sueles cambiar entre carretera y triatlón y no tienes el presupuesto para comprarte una bici de contrarreloj a mayores (¡no muchos de nosotros podemos permitírnoslo!), o si estás buscando una bicicleta que sea flexible dependiendo del tipo de ciclismo que vayas a practicar, esta es la elección perfecta. ¡Estoy deseando empezar a competir para poder sacarle el máximo partido! ¡Que empiece ya la temporada de triatlón!