Publicado en Cycle
Hamax Caress Child Seat image

Una de las muchas razones por las que he decidido dejar mi bicicleta de carretera de carbono a un lado y comprarme una bicicleta de carretera de aventura es porque quería montar una silla infantil y llevarme a mi hijo conmigo.

Fui a por todas con la Silla infantil para bicicleta Hamax - Caress, la silla más avanzada de la gama de Hamax.  Esta silla viene repleta de características específicas, especialmente el reposabrazos ajustables, que se adapta al ritmo de crecimiento de tu pequeño, y el mecanismo de reclinable de 20 grados.

Primeras impresiones

Mis primeras impresiones fueron muy buenas. Es una silla de calidad, y el acabado y los materiales empleados encajan exactamente con lo que esperarías de una silla de gama alta.  Y también queda muy bien sobre la bicicleta.

Montaje

El montaje de la silla resulta bastante sencillo, y no requiere más que una llave hexagonal de 5 mm para acoplar el soporte a la bicicleta, y ninguna herramienta para fijar la silla al soporte (se incluye una llave para amarrrar la silla al soporte, por seguridad). La silla viene con una serie de instrucciones sencillas que también puedes descargar de la página web de Hamax en caso de que las pierdas.

El soporte es el mismo para todas las sillas Hamax y presenta un diseño excepcional. En lugar de usar una abrazadera contorneada como algunos sistemas, el soporte de Hamax incluye dos correas de metal que envuelven la parte posterior del tubo del sillín. Esto permite la distribución uniforme de la presión de la abrazadera, para no dañar el cuadro.

La segunda ventaja de este diseño es que la correa es bastante estrecha, de modo que si los cables de cambios van enrutados por detrás del tubo del sillín, puedas acoplar el soporte por detrás. Cuando no estés usando la silla, podrás dejar el soporte en su sitio, para que montarla y desmontarla no te lleve más de 2 segundos.

Ajustabilidad

Una vez que hayas montado el sillín tendrás que ajustar su posición sobre el carrier y el resto de elementos, como los reposabrazos, el respaldo y el arnés. Hamax ha diseñado todas estas piezas móviles de modo que puedan ajustarse con una sola mano, mientras llevas la bicicleta con la otra.

La única pega que tengo con el sistema de ajuste manual es el arnés. Las dos correas para los hombros van unidas de forma permanente por la mitad, formando un bucle que tienes que pasar por la cabeza del niño. Desafortunadamente, esto significa que solo le podrás poner el casco, algo que requiere las dos manos (y a veces tres si mi mujer anda cerca), una vez que lo hayas sentado. No es un problemón, simplemente un poco incómodo.

El mecanismo reclinable es una especificación fantástica. Tan solo tendrás que girar el ajustador para requilinar el asiento hasta 20 grados a partir de su posición vertical. Esto es perfecto para la siesta, y además te permite colocar la silla en el ángulo idóneo cuando van despiertos. A Thomas no le gusta mucho ir totalmente recto, la mayoría de veces prefiere ir reclinado hacia detrás un par de grados.

Conclusión

Resulta complicado describir con palabras lo cómoda que puede ser la Silla infantil para bicicleta Hamax - Caress , especialmente cuando quien va sentado no te puede explicar lo que siente, pero como suele decirse: "una imagen vale más que mil palabras", y creo que esta foto lo dice todo.

Por lo general esta silla nos va muy bien y ya hemos hecho unos 130 km con ella en lo que va de mes. Thomas parece ir muy cómodo en ella y es muy divertido poder salir en bicicleta con él.

Thomas tiene 21 meses y pesa 12 kg. La silla le queda bien de tamaño de momento, pero estoy convencido de que con el respaldo ajustable debería valerle un par de años más por lo menos.